Los aeropuertos británicos gestionados por BAA, propiedad del grupo español Ferrovial (FER1.MC), alcanzaron en febrero un total de 7,13 millones de pasajeros, un 2,4 por ciento más que el mismo mes de 2009, cuando se vieron afectados por fuertes nevadas.
El tráfico de Heathrow creció un 5,3 por ciento en febrero y un 2,7 por ciento excluyendo los factores meteorológicos, mientras el de Stansted bajó un 4,5 por ciento.