El Tesoro español ha logrado colocar 4.023 millones de euros en deuda a largo plazo. En la deuda con menor vencimiento (2015) ha logrado reducir el interés ofrecido a los acreedores, mientras que se ha visto obligado a aumentarlo en los otros dos tramos (2023 y 2016).

El Tesoro ha logrado captar más dinero del previsto (esperaba vender entre 3.000 y 4.000 millones) en la subasta a largo plazo llevada a cabo hoy, aunque ha tenido que aumentar el interés en los tramos más largos.

En concreto, el Tesoro español ha colocado 1.487 millones de euros en obligaciones con vencimiento a una década. El ratio de cobertura ha sido de 2.5 y el interés ha aumentado ligeramente del 4,452% de la anterior subasta de estas características, al 4.517% de hoy.

En la deuda con vencimiento en 2016 el organismo ha colocado 1.009 millones, recibiendo unas peticiones que han superado en 2,4 veces la oferta. La rentabilidad en este tramo se ha ido al 2,706%, frente al 2,442% anterior.

Por último, en los bonos con vencimiento en 2015 el Tesoro español ha logrado colocar 1.527 millones de euros, con un ratio de cobertura de 3 veces, por debajo de las 4 de la anterior subasta de estas características. El interés en este tramo se ha reducido del 2,275% al 1,903%.

Tras la celebración de esta subasta la prima de riesgo ha escalado a 296 puntos básicos, tras abrir la sesión en 294, mientras que el Ibex 35 ha potenciado sus subidas. El selectivo avanza un 0,78% hasta los 8.355 puntos.

Ésta ha sido la primera emisión del mes de junio. El mes pasado el organismo captó 23.000 millones, cifra que supone más del 10% de la emisión bruta prevista para todo el ejercicio (207.173 millones). Esta alta captación durante el mes de mayo fue en parte justificada por la subasta sindicada de bonos a diez años, que le permitió captar 7.000 millones, una cantidad muy elevada para este tipo de subastas, tras cosechar una demanda de más de 21.000 millones de euros, el triple de lo vendido.