Prueba superada y eso a pesar de las dudas que planeaban sobre el mercado de deuda nacional. El Tesoro español ha colocado el máximo previsto para la subasta de esta mañana, 4.457 millones, aunque con un coste liegeramente superior. La rebaja de calificación de Italia por sorpresa por parte de la agencia Standard and Poor´s había hecho dudar de la idoneidad de una subasta para la jornada de hoy. No obstante, la demanda sigue siendo fuerte y ha doblado a la oferta prevista por el Banco de España.

La demanda sigue respaldando las emisiones de deuda pública española. Las peticiones superaron los 10.300 millones de euros. Al final, el Tesoro ha colocado 4.457 millones, el máximo previsto, aunque con un coste superior. El interés de las letras a un año sube del 3,33% al 3,59%.

Después de superar el complicado examen del pasado jueves, cuando pudo eludir las dudas que había generado unos días antes Italia, el Tesoro español ha solventado su emisión de letras a 12 y 18 meses con otro sólido margen del lado de la demanda.

El objetivo pasaba por adjudicar un máximo de 4.500 millones de euros. El importe colocado ha ascendido a 4.457 millones de euros: 3.587 millones a 12 meses y 870 a 18 meses. Las peticiones han superado los 10.300 millones. De esta margen, la demanda ha cubierto la oferta 2,8 veces en las letras a 12 meses, muy por encima de las 2,1 de la subasta anterior.

Este mayor colchón no se ha podido traducir en una nueva contención de los costes. La rentabilidad media de las letras a un año ha repuntado desde el 3,335% hasta el 3,591%, y la de las letras a 18 meses desde el 3,592% hasta el 3,807%.