La última subasta celebrada por el Tesoro ha vuelto a acercarse al objetivo máximo que se preveía,  de 5.000 millones de euros. En la subasta de letras a doce meses se han adjudicado 4.769 millones de euros, con una rentabilidad inferior al punto porcentual, del 0,835%, frente al 1,070% anterior.