El Servicio Postal de Estados Unidos anunció hoy que cerrará su ejercicio fiscal de 2009 con una pérdida neta de 3.800 millones de dólares, un resultado negativo que no ha logrado evitar pese a las 40.000 prejubilaciones de este año. La entidad ha registrado la multimillonaria pérdida en un año marcado por los grandes esfuerzos de reducción de costes anunciados el pasado marzo, cuando adelantó que cerraría 400 oficinas en todo el país y que reduciría el 15% de su plantilla.