El Senado de Estados Unidos aprobó y envió el jueves a la Casa Blanca una extensión de 2.000 millones de dólares (unos 1.390 millones de euros) para el programa de incentivo de ventas de vehículos "dinero por chatarra". La medida, aprobada por 60 votos a favor y 37 en contra, extiende el sorprendentemente exitoso programa, que ha aumentado las ventas de la industria automovilística en Estados Unidos. Se espera que el presidente Barack Obama firme pronto el proyecto y lo convierta en ley.