El sector privado estadounidense suprimió 473.000 puestos de trabajo durante el pasado mes de junio, frente a los 485.000 despidos de mayo, según refleja el informe elaborado por la consultora ADP.
La consultora aprecia síntomas de mejoría en el mercado laboral, puesto que la media de recortes de empleo en los meses de abril, mayo y junio alcanza los 492.000 despidos, frente a los 691.000 registrados en los tres primeros meses de 2009.

No obstante, el informe advierte de que a pesar de la aparición de signos de estabilización de la actividad económica el empleo probablemente seguirá a la baja durante varios meses, aunque puede que no de una manera tan acusada como en el último semestre.

En concreto, las grandes compañías destruyeron 91.000 empleos en junio, mientras que las medianas empresas recortaron 205.000 puestos de trabajo y las pequeñas empresas 177.000, elevando a 2,3 millones la cifra de despidos en los pequeños negocios de EEUU desde enero de 2008.

Por otro lado, el sector de la construcción destruyó 97.000 puestos de trabajo, acumulando así 29 meses seguidos a la baja y elevando la cifra de despidos desde enero de 2007 a 1,48 millones.

En el caso de del sector de servicios financieros el empleo bajó en 29.000 personas en junio, marcando el decimonoveno mes consecutivo con recortes de empleo.