El Banco Santander ha vendido su participación final del 1,79 por ciento que mantenía en el capital social de la entidad italiana Intesa Sanpaolo, por un importe total de 1.206 millones de euros. La operación generará una plusvalía aproximada para la entidad presidida por Emilio Botín de 566 millones de euros. El SCH continúa en su estrategía de venta de participaciones desde que participa en el consorcio que puja por ABN Anro.
El SCH ya había adelantado su intención de financiar la operación de compra de ABN Amro con la venta de sus participaciones en Cepsa (30,67 por ciento) y San Paolo-Intesa, con las que podría obtener en total ingresos de más de 6.800 millones de euros. Además, este anuncio se produce después de que la entidad que preside Emilio Botín comunicara la semana pasada que venderá los 44 inmuebles que tiene en España y unas 1.200 oficinas. Lo hará en el marco de una operación financiera destinada a "optimizar" el balance para el banco, ya que le supone menos coste pagar un alquiler, por el que además se desgravará, que "el coste de capital que le supone tener inmuebles en balance". El Santander podría destinar los 4.000 millones de euros que obtendrá de la venta de sus activos inmobiliarios, y que le reportará unas plusvalías de 1.400 millones de euros, a nuevas adquisiciones si la operación para hacerse con ABN Amro no sale adelante..