El ritmo de descenso de la actividad económica se ralentizó durante los meses de verano, tal y como demuestran los indicadores más recientes de la economía española, según el último boletín del Banco de España correspondiente al mes de septiembre.