El Royal Bank of Scotland (RBS), segundo banco del Reino Unido, ha alertado de que deberá amortizar 1.250 millones de libras (unos 1.734 millones de euros) debido a las pérdidas originadas por las hipotecas de alto riesgo estadounidenses. Las amortizaciones del RBS incluyen 950 millones de libras por la caída registrada en su unidad de banca de inversión y otros 300 millones de libras procedentes de las pérdidas de los negocios de ABN Amro, que el RBS se adjudicó en octubre tras repartirse la entidad holandesa con sus otros dos socios en la compra, el español Santander y el belga-holandés Fortis.
Sin embargo, el Royal Bank anunció que el "golpe" de la crisis crediticia no será tan fuerte como prevén los analistas y que prevé cerrar el ejercicio de 2007 con unos beneficios antes de impuestos por encima de los 10.000 millones de libras. Excepto el ABN Amro, RBS dijo que sus ganancias anuales superarán las expectativas, incluyendo el impacto de las amortizaciones y los beneficios de ventas como la de la empresa de agua Southern Water, que adquirió en octubre un consorcio encabezado por el banco de inversión JP Morgan por 4.200 millones de libras. El banco de Edimburgo anunció hoy que su división de inversiones, que contribuyó en el 40% de los beneficios de grupo en los seis primeros meses del año, ha aflojado en la segunda mitad debido a las turbulencias en los mercados crediticios pero, aún así, cerrará 2007 con un aumento de los ingresos y beneficios. RBS, protagonista junto al Santander y Fortis de la mayor opa sobre un banco en Europa, dijo que la integración con el ABN Amro, que adquirieron por 71.000 millones de euros, "progresa según lo previsto". En lo que representa la primera actualización de cuentas que incluye el ABN Amro, RBS añadió que espera repartir beneficios de transacción "un tanto mejores de lo anticipado" cuando presentó la oferta. Con el anuncio hecho público hoy, RBS se convierte en el último gran banco que revela el impacto en sus cuentas de la crisis del sector hipotecario de EEUU. El Barclays, que se dotó de una provisión de 1.300 millones de libras en la segunda mitad del año, ya advirtió a finales de noviembre de que no espera ganar en 2007 más de lo que ganó en 2006 y podría incluso reducir su beneficio bruto de 7.136 a unos 7.099 millones de libras. El RBS subía un 6,87% a las 8:45 GMT, lo que situaba el precio de sus acciones en 497,75 libras.