El presidente del grupo automovilístico japonés Toyota, Akio Toyoda, viajó hoy a China para presentar sus disculpas ante los consumidores de esta país por los problemas que haya podido ocasionarles las llamadas a revisión realizadas por la corporación nipona ante posibles defectos en sus vehículos. En China, la multinacional japonesa ha llamado a revisión un total de 75.552 unidades de su modelo RAV4 por un posible defecto en el pedal del acelerador. En todo el mundo, las revisiones afectan a unos 78,5 millones de vehículos.