El presidente del grupo surcoreano Samsung, Lee Kun-Hee, ha anunciado su dimisión este martes, cinco días después de su procesamiento por abuso de confianza y evasión fiscal, tras una investigación que desveló prácticas opacas de estos emporios familiares omnipotentes. Lee dejará el conjunto de sus funciones en la sociedad, una pequeña empresa de import-export nacida en 1938 y convertida en el mayor grupo surcoreano.