Fritz Henderson, presidente y consejero delegado de General Motors, dijo que "hoy es un día difícil pero muy importante" para la compañía y aseguró que "supone un momento histórico". Henderson, que pidió a los clientes de la vieja GM que "nos den otra oportunidad", hizo estas declaraciones durante una rueda de prensa celebrada poco después de que el gigante del automóvil estadounidense se declarase en quiebra tras ser incapaz de reestructurar su deuda.