Las subidas sitúan el barril tipo West Texas en sus máximos de los últimos ocho meses, por encima de los 73 dóalres, con un repunte adicional en la jornada de hoy del 2,18%. Los descensos del dólar y los ataques a instalaciones petrolíferas de Nigeria contribuen a estos avances.