El precio de las viviendas cedió en EE UU un 2,8% en el último año. Asimismo, el valor de las viviendas en las 10 mayores urbes del país cedió todavía más, un 3,4%. Este descenso es el mayor desde 1991. Hace tan solo un año, los precios de estos inmuebles subían un 9,8%.