La actividad manufacturera en la zona euro se contrajo menos de lo previsto en junio pero hubo diferencias significativas entre los países, lo que parecía indicar que una recuperación generalizada tardaría en llegar. El deterioro de la manufactura en la zona euro se desaceleró por cuarto mes seguido a 42,6 en junio desde 40,7 en mayo, su nivel más alto desde el pasado septiembre. El avance anunciado recientemente para el mes de junio fue de 42,4.