El producto interno bruto (PIB) de Japón se ha contraido un 0,3 por ciento en el periodo de abril a junio con respecto al trimestre anterior y se ha reducido un 1,2 por ciento en términos interanuales. Se trata del primer retroceso del PIB en tres trimestres. En una estimación anterior, el gobierno había anunciado un crecimiento del 0,1 por ciento trimestral y del 0,5 por ciento en ritmo anual. Este cambio de tendencia se explica, según el gobierno, por una bajada en las inversiones de las empresas.