La economía británica no logró capear la crisis. El PIB de Reino Unido se mantiene en negativo (-0,3%) en el tercer trimestre de este año, de forma que en tasa interanual la caída asciende al -5,1%.