La economía de Reino Unido registró en los tres primeros meses del año una expansión del 0,2% respecto al trimestre anterior, cuando el producto interior bruto (PIB) británico creció cuatro décimas, según informó la Oficina Nacional de Estadísticas de Reino Unido.
La oficina estadística británica precisó que los principales contribuyentes al crecimiento fueron los servicios a empresas y el sector financiero, mientras que los sectores que lastraron en mayor medida la expansión económica fueron la distribución, los hoteles y restaurantes y la construcción