La economía de la zona euros se mantuvo en el 0,1% en el cuarto trimestre en tasa intertrimestral, cumpliendo así con las previsiones del mercado. En términos anuales, el PIB de la Eurozona cayó un 2,1%, el mismo porcentaje que esperaban los analistas.