El Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro se contrajo un 4,7% en el segundo trimestre con respecto del mismo periodo del ejercicio precedente, dos décimas menos que la caída interanual del primer trimestre (-4,9%), según datos preliminares revelados hoy por la oficina de estadística comunitaria, Eurostat.

No obstante, el crecimiento económico de la eurozona se recuperó notablemente en tasa intertrimestral y, aunque sigue en terreno negativo, registró una contracción del -0,1% frente al retroceso del 2,5% registrado en el primer trimestre.

En la Europa de los Veintisiete, el PIB se contrajo un 4,8% en términos interanuales y un 0,2% respecto al cuarto trimestre de 2008.

Con los datos publicados hoy, tanto la zona euro como la UE encadenan cinco trimestres consecutivos de caídas del PIB, así como tres trimestres de descenso en términos interanuales.

Durante el segundo trimestre de año, el gasto final del consumidor se incrementó un 0,2% en la zona euro y permaneció estable en la Europa de los 27, mientras que las inversiones descendieron un 1,3% y un 1,9%, respectivamente.

Las exportaciones cayeron un 1,1% en la eurozona y un 1,5% en la Europa ampliada, mientras que las importaciones registraron descensos del 2,8% en ambas regiones.

Según las cifras de Eurostat, el PIB en tasa intertrimestral se recuperó en numerosos países de la UE, con avances en Eslovaquia (2,2%), Polonia (0,5%), Francia, Alemania, Portugal y Grecia (0,3%).

ESPAÑA, LA MAYOR CAÍDA TRIMESTRAL DE LA ZONA EURO

En términos trimestrales, el PIB de España descendió un 1,1%, el retroceso más abultado de la eurozona, seguido de Países Bajos (-0,9), Italia (-0,5%), y Austria (-0,4%).

No obstante, en términos interanuales, el PIB de España cayó un 4,2%, por detrás de Alemania (-5,9%), e Italia (6%), aunque por delante de Francia (-2,6%) y Portugal (3,7%).

Frente a la contracción generalizada en la UE, Polonia se convirtió en el único país en registrar tasas positivas en la evolución de su riqueza nacional en términos interanuales, del 1,4%.

Los países más afectados por la crisis en términos de PIB fueron los bálticos. La economía letona cayó un 18,2% en términos interanuales, la estona un 15,6% y la lituana un 20,4%.