El crudo de Texas subía hoy más de tres dólares en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex) y antes de la media sesión se negociaba a más de 119 dólares por barril, impulsado por la preocupación suscitada por la interrupciones de producción en Nigeria y el Mar del Norte. Unas dos horas después de la apertura del Nymex, los contratos para junio de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) se cambiaban a 119,1 dólares por barril (159 litros), frente a los 116,06 dólares a los que cerraron la última sesión.
Los expertos atribuyen esta nueva apreciación al ánimo comprador que generaron entre los inversores las noticias llegadas desde el primer productor africano de petróleo. Allí, una huelga de trabajadores nigerianos provocó interrupciones en el bombeo que, según medios especializados, equivalen a unos 200.000 barriles por día. A ello se suman las interrupciones en el Mar del Norte, donde la petrolera BP informó de cortes de suministro equivalentes a unos 700.000 barriles diarios, derivados también de una huelga en una gran refinería escocesa. Este repunte tiene lugar después de que el oro negro cayera el jueves el 1,9% y encadenara así dos jornadas consecutivas de descensos propiciados por el fortalecimiento del dólar frente a otras grandes divisas. Para los inversores que tienen otras divisas, la apreciación del dólar encarece relativamente la inversión en materias primas que como el crudo se negocian en la moneda estadounidense. El pasado martes el crudo de Texas cerró en el precio récord de 119,37 dólares por barril, después de haber tocado por primera vez los 119,9 dólares. Al igual que el crudo, los contratos de gasolina para entrega en mayo registraban hoy importantes avances y se cambiaban a 3,07 dólares por galón (3,78 litros), seis centavos más caro que el jueves, después de haber tocado el máximo histórico de 3,08 dólares por galón. Los contratos de gasóleo de calefacción para mayo no eran una excepción y avanzaba también seis centavos para cambiarse por 3,31 dólares por galón, al tiempo que los de gas natural subían unos quince centavos, hasta los 10,94 dólares por mil pies cúbicos.