La demanda de los países asiáticos se ha incrementado por el fin de las jornadas de fiesta por el año nuevo.
El oro se ha vuelto a acercar al rango de los 1.350 dólares por onza en el viejo continente gracias entre otras cosas a la demanda de los países asiáticos que había descendido por la festividad del año nuevo.