El oro sigue su pendiente cuesta abajo tras haber tocado máximo histórico en la zona de los 1.900 dólares por onza.

Las bolsas caen y a pesar de la inseguridad que aún se generaliza en los merados, el oro tradicionalmente valor refugio para los inversores sigue su camino a la baja y se sitúa en la zona de los 1.680 dólares por onza. Esta situación hace pensar a algunos analistas consultados por Estrategias de Inversión como es el caso de José Luis Cava, analista independiente, que se podría estar anticipando una formación de un suelo estable desde donde la bolsa pueda construir un nuevo rebote.