Un total de 130.272 trabajadores de la industria automovilística española se vieron afectados por expedientes de regulación de empleo durante el pasado año, lo que supone multiplicar por más de tres el registro de 39.089 empleados contabilizado en el ejercicio anterior, según datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración a los que tuvo acceso Europa Press. Los fabricantes de vehículos con presencia industrial en España aplicaron el pasado año 564 expedientes de regulación, lo que representa un aumento del 160% en comparación con el ejercicio anterior, cuando se contabilizaron 217 ERE.