El candidato a la presidencia del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó hoy que el nuevo sistema de financiación de las comunidades autónomas asegurará la suficiencia financiera de todas ellas, pero también del Estado, que mantendrá, al menos, el 50% ciento del gasto público y se reservará "en exclusiva" los recursos del Impuesto de Sociedades para garantizar "la unidad de mercado".
Durante el Debate de Investidura, el candidato socialista recalcó que el Estado necesita recursos suficientes porque debe cumplir el "mandato constitucional" de garantizar "un mismo nivel de prestación" de los servicios esenciales y lograr "la expresión efectiva de la solidaridad". También recalcó el candidato que en su idea de España "nadie ve amenazada su identidad ni existe una forma única y obligatoria de ser y sentirse español", pero tampoco "nadie tiene más derechos que otro por nacer en uno u otro lugar". Rodríguez Zapatero centró en la reforma de la financiación autonómica y local la parte de su discurso dedicada a "la España unida", un país, según dijo, que "extrae su riqueza de su diversidad". Suficiencia financiera de todos Para Zapatero, una de las medidas más importantes de la legislatura será la reforma de la financiación autonómica, que el Gobierno abordará entre otros motivos para "dar cumplimiento leal" de los nuevos estatutos. Para esa labor, el candidato desveló que el Gobierno parte de varios "principios esenciales"; el primero, la necesidad de garantizar la "nivelación en toda España" de la educación, la sanidad y los servicios esenciales. También apostó por ceder más impuestos a las comunidades y por compensarlas por la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio y la revisión del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Y se comprometió igualmente a potenciar la corresponsabilidad fiscal, es decir, que las comunidades que quieran gastar más tengan "espacios fiscales propios" para recaudar los fondos necesarios. Finalmente, el candidato del PSOE se comprometió a lograr la suficiencia financiera de las comunidades, "pero también del Estado", aclaró, que necesita recursos para "satisfacer el mandato constitucional de suficiencia para el ejercicio de sus propias competencias, para la garantía de un mismo nivel de prestación de los servicios públicos fundamentales y para la expresión efectiva de la solidaridad". A continuación, el aspirante socialista al Gobierno reconoció que la situación financiera de las entidades locales también requiere una reforma a fondo "vinculada a la del sistema general de financiación autonómica. "Si alcanzamos ese acuerdo financiero, podremos también proceder a una reforma general del marco normativo local", añadió el candidato, tras indicar que la nueva ley de gobierno local, que no se aprobó en la pasada legislatura, deberá servir para aclarar las competencias de los ayuntamientos y para "potenciar la cooperación entre entidades locales", concluyó.