El ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrück, considera que el plan de rescate presentado por la dirección de Opel para conseguir ayudas estatales que garanticen el futuro de la empresa es insuficiente y poco claro. "No puedo reconocer todavía" un plan de saneamiento que merezca la confianza y el apoyo económico del Gobierno alemán, dijo Steinbrück anoche en unas declaraciones a la televisión pública alemana ARD. A juicio del responsable del tesoro alemán "no tiene sentido poner a disposición de Opel dinero que probablemente acabe en cualquier otro lugar, en Estados Unidos. Para mí no ha quedado tampoco claro cómo va a funcionar el proceso de separación de General Motors".