El mercado de renta fija ha generado los instrumentos necesarios para evitar el bloqueo del funcionamiento del sistema bancario español, según el informe anual del mercado de renta fija correspondiente a 2008 publicado hoy por Bolsas y Mercados Españoles (BME). Hasta que el Gobierno se decidió a crear el Fondo de Adquisición de Activos Financieros (FAAF), las entidades sólo podían acudir al mercado de renta fija para proveerse de los instrumentos o colaterales que necesitaban para poder acudir al Banco Central Europeo (BCE) en los peores momentos de la crisis de liquidez. Según el informe de BME, prueba de ello es el récord alcanzado por la contratación de deuda corporativa, que llegó en 2008 a los 2,4 billones de euros, casi el doble que el año anterior, a través de más de 800.000 operaciones. Por el contrario, en el mercado primario la doble crisis de confianza y de liquidez redujo el volumen admitido a negociación el 25,6 por ciento, hasta 476.943 millones de euros.