El índice ISM no manufacturero estadounidense subió en agosto hasta hasta los 53,3 puntos desde los 52,7 de julio,

Este dato ha estado por encima de expectativas, ya que el mercado esperaba una caída a 51 puntos, e incluso 50 puntos, lo que hubiera marcado una contracción del sector servicios.

Aunque las lecturas por encima de 50 indican que más firmas se están expandiendo que contrayendo, el índice todavía se sitúa lejos de los máximos de 2011, en febrero, cuando alcanzó los 59,7 puntos.

En la parte positiva, el índice de nuevos pedidos subió 1,1 puntos, hasta 52,8. Sin embargo, el índice de empleo cayó levemente y sólo 10 de los 18 sectores que mide el índice mostró crecimiento.