El Índice de Precios de Consumo ha subido en abril el 1,4 por ciento, con lo que la tasa interanual se ha reducido una décima hasta el 2,4 por ciento. La inflación de los cuatro primeros meses del año se coloca en el 1,5 por ciento.
La tasa de inflación subyacente, que excluye del índice general los precios de los alimentos frescos y de la energía, ha aumentado en abril el 1,4 por ciento y se mantuvo en el 2,5 por ciento. La evolución de los precios en abril fue consecuencia, principalmente, del encarecimiento del grupo de vestido y calzado, cuyos precios subieron el 9,3 por ciento, en tanto que sólo se abarataron los de las comunicaciones, el 0,2 por ciento