La caída de los precios en la eurozona aumentó en julio, según el avance publicado por Eurostat. El IPC se situó en el -0,6%, frente al -0,1% previo.