El IPC alemán cayó hasta el -0,1% en el dato preliminar de julio hasta situarse en el -0,6% en dato interanual. De este modo la inflación duplicó las previsiones de los analistas que esperaban un dato negativo de 0,3% para la cifra interanual.