La noticia de que Santander está interesado en hacer nuevas adquisiciones en EEUU durante los próximos cinco años es "de neutral a negativa", aunque no supone una sorpresa para el mercado dadas las oportunidades que podrían aparecer en la actual crisis, señala BPI. El impacto de una posible compra dependería del tamaño y el precio, añade. Santander no hizo comentarios. BPI recomienda comprar con un precio objetivo de 9,3 euros