El informe Tankan del Banco de Japón correspondiente al periodo abril-junio ha estado en línea con lo que se esperaba en el mercado. Sugiere que la aparente debilidad de la demanda interna en la primera mitad del año es considerada como pasajera por las empresas japonesas. Los expertos señalan que el informe deja entrever que el Banco de Japón subirá los tipos de interés en 25 puntos básicos el mes que viene.
La debilidad del yen está prestando apoyo a la demanda externa, algo que a su vez evita que los grandes fabricantes rebajen sus expectativas con este índice manteniéndose en 23. Mientras, el índice de grandes empresas no manufactureras también logró mantener la cota de 22. Además, ni unos ni otros esperan grandes cambios para el periodo julio-septiembre, con una desaceleración de un punto en el primer índice y una subida también de un punto en el segundo. En cualquier caso, la confianza actual parece algo más baja que la de hace un año ya que las grandes empresas esperan un crecimiento de sólo el 7,7% en la inversión del actual ejercicio fiscal, muy por debajo del 8,8% que espera el mercado y más lejos aún del 11,6% que se esperaba hace ahora un año.