El índice de actividad manufacturera de la Fed de Filadelfia (conocido como Philly Fed) subió en febrero hasta los 10,2 puntos desde los 7,3 de enero. Es el nivel más alto del indicador desde octubre de 2011.
El dato es mejor de lo previsto por el mercado. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media una lectura de 9,0 puntos. José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citigroup en España reconoce que es "un dato positivo pero no tanto en detalle". El indicador que muestra los nuevos pedidos sube hasta los 11,7 puntos desde los 6,9 anteriores. Aunque "el índice de empleo sorprende al retroceder hasta 1,1 enteros desde los 11,6 previos".

El resto son envíos al alza (15 desde 5.7), inventarios a la baja (-12.9 desde -6.3) y fuerte aumento del componente precios (pagados hasta 38.7 desde 31.8; recibidos hasta 15 desde 11.2). El dato de nuevos pedidos es el más elevado desde abril; el de empleo es el más bajo desde agosto.