El Instituto de Estudios Ecónomicos (IEE) no prevé que la crisis hipotecaria de Estados Unidos tenga una importante repercusión en la economía española, debido a la fortaleza de la economía nacional.