Volviendo la vista atrás, recordamos como el Ibex 35 comenzaba el año en mínimos y cómo se sacudía las pérdidas a partir de marzo. En 9 meses el selectivo rompió máximo tras máximo y, si bien permaneció una buena temporada por encima de los 12.000 puntos, al final no ha podido ser. Eso sí, su alta revalorización (30%) no es nada despreciable en los tiempos que corren, se convierte en la segunda mejor de la última década y le colocan como un verdadero aventajado en todo el mercado variable del Viejo Continente.

Las grandes compañías, que suelen servir de refugio a quien las compra, esta jornada han defraudado. Culpa de los blue chips es la pérdida de los 12.000 puntos por parte del Ibex 35. Telefónica ha firmado el año con un descenso del 1,04%, BBVA cayendo un 0,59%, Santander un 0,86% y Repsol YPF un 0,08%.

Pero las verdaderas pérdidas las han registrado este miércoles Banco Popular (-1,16%), Acciona (-1,25%) y Bankinter (-2,32%). También se ha apuntado un símbolo negativo uno de los protagonistas de la jornada por su reparto de dividendo, Iberdrola, ha descendido un 0,30%

El otro lado y engalanados de verde para tomar las 12 uvas se han colocado Telecinco (0,99%), Acerinox (0,97%) y Ferrovial (1,86%) y eso que ésta última dijo hoy adiós de su consejo a Mutua Madrileña.

En el continuo la suerte del novato ha sonreído a Zinkia e Imaginarium. Ambos se han situado entre los más afortunados de la sesión terminándola con una subida del 4,27% y 12,27%, respectivamente. En el otro lado, Mapfre NVS, que se ha dejado un 8,87%, Inypsa, con un lastre del 5,69% y Fergo AISA, que resta un 5,47%.

Todo esto en un año acuciado por la crisis mundial, en el que el euro le ha ganado el pulso al dólar, en el que España ha sido acusada de abandonar la recesión la última de Europa y en el que, sin embargo, su mercado bursátil ha dado la campanada colocándose como el mejor del continente.