El Ibex35 despide la sesión con una penalización del 1.7% que le llevó hasta los 8502 puntos. Una penalización que llegó de la mano del sector financiero – Banco Popular y Sabadell a la cabeza- con el permiso de Sacyr, que sufrió pérdidas de más del 6% en su cotización. En el mercado de deuda, la prima de riesgo subió hasta los 263 puntos básicos en una jornada en la que el Tesoro español colocó deuda a corto plazo a un tipo de interés menor.

El selectivo de la bolsa española cerró la jornada con caídas de más del 2% que le llevaron directamente a los 8502 puntos, en torno a 100 puntos menos respecto al nivel en el que cerró ayer. ¿El motivo? Tenemos un “factor técnico que ha influido de manera decisiva para que las ventas se desencadenasen que es la barrera de los 8.800 puntos. Tenemos que remontarnos a octubre del 2011 para encontrar un momento en que el Ibex superó y mantuvo este nivel clave. Desde entonces en numerosas ocasiones ha intentado atacarlo (febrero 2012, enero 2013, agosto 2013) sin éxito, por el momento”, explica Soledad Pellón, estratega de mercados de IG.

Teniendo en cuenta que el Ibex acumula una subida del 15% desde principios de julio, “es normal que los inversores hayan decidido recoger beneficios al llegar a estos 8.800 puntos que actúan de fuerte resistencia. Además el fuerte componente bancario del índice, unido a que es este sector el más sensible al ciclo, hace también que en días como hoy las pérdidas sean mayores para nuestro selectivo”.

Y es que fueron los bancos el factor determinante para ver caídas más abultadas en el índice. De hecho, Banco Popular perdió más del 4.8% y marcó en los 3.7350 euros su último precio. Algunos insiders – como Américo Amorim- han aprovechado las subidas durante el verano para reducir posiciones en la compañía, como han notificado a la CNMV. (Ver: Popular, mejora su volumen con los insiders reduciendo posiciones)

Banco Sabadell también descontó más del 4.5% de su cotización, con lo que mañana comenzará a cotizar desde los 1.8480 euros. Penalización que se hizo extensible al resto de entidades: Caixabank recortó un 4.02% - hasta los 2.8920 euros – mientras que Bankinter descontó algo más del 3.5% de su cotización, hasta los 3.5230 euros por título. También para los grandes: BBVA cerró en los 7.3570 tras experimentar caídas del 1.3% en tanto que Banco Santander cerró la jornada en los 5.5300 euros después de perder en torno a un 2.19% de su valor.

Unas caídas que colocaron sin embargo a Sacyr en lo más alto de las penalizaciones , con pérdidas de más del 6.3% que le llevaron hasta los 2.6840 euros. Acciona también se coló entre las acciones más penalizadas, al perder un 4.43%, hasta los 39.1850 euros. Uno de los valores al que precisamente ven potencial los expertos. (Ver: ArcelorMittal, Acciona e Inditex. De rezagados a primera línea de las carteras. Sacyr, seguirá condecorado)

Todos los valores cerraron con números rojos aunque los inversores fueron algo más “benévolos” con compañías como Viscofan y Endesa. La primera apenas descontó un 0.08% de su cotización – hasta los 39.95 euros – mientras que la eléctrica recortó algo más de dos décimas, con lo que mañana comenzará a cotizar desde los 18.14 euros.