El Ibex vuelve a firmar una nueva semana a la baja. En esta ocasión el selectivo español se va de fin de semana con un saldo negativo del 3,25% en estos últimos cinco días. Además, marca nuevos mínimos anuales al calor de un petróleo que retoma su senda alcista, de unas previsiones económicas cada vez menos halagüeñas y de una crisis subprime que no termina de resolverse. Auque empezábamos la semana con consejos como que “los inversores que asuman mayores riesgos pueden ir tomando posiciones” lo cierto es que la acabamos con el Ibex perdiendo el nivel de referencia de los 11.600 puntos lo que le llevará a caer “un 5% más para buscar los 11.000”, según los expertos consultados por Estrategias de Inversión. Expertos que, aún así, siguen viendo oportunidades de inversión en valores como Telefónica –esta semana de moda por la puesta en venta del iPhone- o como Grifols “porque está siendo –dicen- uno de los valores refugio del año”.
Al selectivo español no le está sentando nada bien la época estival. Acumula una caída en lo que va de año de más del 25% y esta semana, sin ir más lejos, se ha dejado un 3,25% marcando un nuevo mínimo anual en los 11.383,50 puntos, aunque llegó en algunas jornadas de la semana a rozar el nivel de los 12.000 puntos. Y cuidado, alertaban los expertos, porque si perdía el nivel de los 11.600 puntos –como así ha sido- “el Ibex caería un 5% más para buscar el nivel de los 11.000 puntos visto ya dos años atrás”, explicaba Samuel Sierra Serrano, analista de Eurofinanzasbolsa.com. Para este experto, “los 11.000 sería la referencia más importante en caso de perder los 11.600 puntos, nivel que hasta la fecha ha mantenido pero que tal y como está el mercado –comenta Sierra Serrano- es muy probable que acabe perdiendo”. Semana volátil la vivida por el selectivo español en cinco días en los que ha dado comienzo la temporada de presentación de resultados. El pistoletazo de salida se produjo en Estados Unidos y con Alcoa como protagonista. Sin embargo, la actualidad de la semana al otro lado del charco pasó de nuevo por el presidente de la Fed, Ben Bernanke que al inicio de esta semana anunció que la Reserva Federal extenderá la disponibilidad de los préstamos de emergencia para los bancos de inversión hasta más allá de finales de 2008 ante la prevalencia de las circunstancias excepcionales que restringen el acceso a la financiación de Wall Street. Circunstancias excepcionales como la caída en picado de dos de las firmas hipotecarias más importantes del país: Freddie Mac y Fannie Mae que aunque se anunció que podrían ser rescatas in extremis por el Gobierno estadounidense permanecerán “bajo su forma actual” según explicó el secretario del Tesoro americano, Henry Paulson al término de la semana. Estas dos hipotecarias podrían no ser las últimas ni las únicas víctimas que quedan por destaparse de la crisis subprime. Y es que, tal y como recuerda el estratega jefe de Citigroup en España, José Luis Martínez Campuzano, “hoy por hoy queda mucho por conocer de la crisis crediticia”. Según apunta este experto, “el impacto económico aún no se conoce y existe además un escenario donde la inflación está ahí por lo que hay que ser muy cautos y no tener prisa por hacer cartera”. En conclusión, remata el estratega de Citigroup, “estamos ante un crecimiento de la desconfianza en el sector financiero y ante un déficit de capital a nivel internacional que deja en una situación inquietante al sector”. Es más, este viernes se escenificó la globalidad de esta crisis subprime con la noticia de que el Banco Nacional de Dinamarca intervino el Roskilde Bank para asegurar su liquidez con un aval de más de 100 millones de euros. Una decisión que se tomó tras constatar la situación crítica del banco debido a los crecientes préstamos, las pérdidas en el mercado inmobiliario y las últimas estimaciones de crédito negativas. Banesto Y en este panorama de eleva desconfianza ante el sector financiero mundial, Banesto dio el pistoletazo de salida a la temporada de presentación de resultados en nuestro país. Y no lo hizo del todo mal, ya que la entidad presidida por Ana Patricia Botín obtuvo unas cifras nada desdeñables. Mejoró un 15,1% su beneficio en el primer semestre del año y batió las previsiones estimadas por los analistas. Sin embargo, el mercado no pasó por alto el dato de morosidad que se situó en el 0,79%, cifra que aunque es 10 puntos básicos mejor que la del conjunto del sector, subió con respecto al 0,42% del primer semestre del 2007. Álvaro Blasco, director de Atlás Capital comenta, “estamos en unos momentos difíciles donde cada vez las economías familiares están más castigadas”, mientras que para Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI “la morosidad está a la orden del día y es donde los inversores ven mayores preocupaciones ya que en el segundo trimestre del año hemos visto un crecimiento del 25% de estas previsiones”. Para este experto financiero “de mantenerse las actuales tasas de morosidad éstas provocarían un deterioro muy sensible a las cuentas de Banesto”. Pero la actualidad del sector bancario español no pasó sólo por la presentación de resultados de Banesto sino que tuvo en los malos informes remitidos por varias casas de análisis su zenit informativo. Uno de los últimos de la semana el elaborado por el banco estadounidense de inversión Lehman Brothers que recortó el beneficio por acción de la banca española en una media del 5% ante un escenario de clara desaceleración económica. “No creemos que las valoraciones relativas (…) reflejen los riesgos que enfrenta el sector bancario español”, señaló Lehman. “A pesar del recorte de nuestras estimaciones, vemos todavía riesgos bajistas que podrían poner en peligro los dividendos y los beneficios”, agregó la entidad bancaria. Vueling e Iberia. Acuerdo de altos vuelos Más allá del sector financiero, la actualidad semanal pasó por una operación más que esperada: el acuerdo de fusión entre Vueling y la aerolínea de bajo coste Clickair, propiedad de Iberia de la que surgirá la tercera compañía aérea española, con sede en Barcelona y con Iberia como socio industrial de referencia. Una fusión “muy necesaria”, en palabras de la experta financiera Ana Rafels, analista técnico de Bolsacash porque “el precio del petróleo les afecta mucho y no hay síntomas de que se vaya a parar la especulación alcista del crudo”. Esta experta considera, además que “las compañías de bajo coste se han comportado bien consiguiendo afrontar la crisis que estamos viviendo” de ahí que Rafels vea en esta operación “una oportunidad para afrontar la situación”. Mientras, para Julián Coca, gestor de renta variable de Inversis Banco, la operación es sobre todo positiva para Iberia porque “una parte en la que cojeaba la compañía –los vuelos de bajo coste- es solventada con esta fusión haciéndose más fuerte”. Una operación que Coca considera “le da más valor a Iberia ante una posible oferta”. El iPhone llega a España Pero si hubo una noticia esta semana que acaparó todas las portadas de los medios de comunicación no fue otra que la puesta en venta aquí en España del “bocado más jugoso” de Apple: el iPhone 3G cuya comercialización tiene en exclusiva Telefónica. Aunque esto “no le supondrá un impulso a la cotización de la operadora” en palabras de Gonzalo Cantarela, director de GC Gestión Privada ya que según explica “aunque es un contrato muy importante ya era conocido y estaba descontado por el mercado”. Lo importante, eso sí, “el efecto que pueda tener en sus acciones si el ritmo de ventas está por encima o por debajo de las expectativas”. Recomendaciones A pesar de que el iPhone ya era una noticia descontada por el mercado, Telefónica sigue figurando como una de las opciones más claras para los expertos consultados por Estrategias de Inversión quienes ven en la operadora presidida por César Alierta “uno de los valores que mejor están manteniendo el tipo y que se encuentra en uno de los sectores más defensivos”, explica Laura Proubasta, gestora de Agenbolsa. La operadora española sería también una de las opciones para Celine Giffard, analista de Selftrade, así como para Álvaro Blasco, director de Atlas Capital y para Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI “como clara alternativa al sector financiero y por su fuerte liquidez, su rentabilidad por dividendo y sus buenas previsiones”. Otras de las alternativas de este experto pasarían por entrar en compañías como Red Eléctrica, Enagás o Repsol así como por OHL “que por debajo de 20 euros es una compra clarísima”, comenta este experto. Como clarísima sería la opción de Indra para Celine Giffard porque es un valor “que suele actuar como activo refugio en momentos de mercado bajista debido a su cartera de clientes por ser de la administración pública”. Mientras, para Laura Proubasta, otro valor del Ibex a tener en cuenta en estos momentos sería Grifols “porque está en un sector defensivo y porque nos gustan sus modelos de negocio” explica la experta de Agenbolsa. Por su parte, Guillermo Escribano, director de inversiones de Metagestión lo tiene claro y se decanta por “compañías relativamente agresivas con un balance saneado”. Este experto asegura que ahora mismo en España “son varias las compañías que cumplen estos requisitos, como por ejemplo BBVA, Santander, Mapfre y Catalana Occidente”. Puntualmente destaca “alguna compañía excesivamente castigada como Cintra, Acerinox y BME” y valores más pequeños como “Viscofán o La Seda de Barcelona”.