Impresionante diferencial el que ha abierto España con Europa. Mientras el Ibex 35 acumula desde los máximos anuales de junio en 11.200 puntos una caída del 11%, la mayor parte de colegas europeos se sitúan muy cerca de los máximos de aquel mes.

Las caídas en España son preocupantes, no solo por el propio deterioro, sino porque se vienen gestando sin que el resto de índices las secunden, planteando el dilema sobre qué ocurrirá con el selectivo español si Europa finalmente no es capaz de romper los máximos de junio, como así parecen sugerir algunos datos.


La debilidad desde que el Ibex 35 tocó en junio los 11.200 puntos se une ahora a un cambio de velocidad en las caídas, lo que sugiere que los citados máximos han podido venir a afincarse durante mucho tiempo, sugiriendo haber iniciado desde ese nivel, con sus debidos rebotes, una nueva estructura bajista de cara al medio plazo.

 

 

 

Vea aquí el boletín técnico semanal de Renta 4