El parqué madrileño conseguía mantener la senda alcista con la que inició la negociación y a media sesión se anotaba un 1,18%, con el que rozaba la cota de los 11.000 puntos, gracias al buen tono de la mayoría de los valores. 

 Así, tras perder casi un 4,5% en los dos últimos días y registrar mínimos intradía (-0,57%) poco después de la apertura, el Ibex rebotaba en el ecuador de la jornada, impulsado por la petición de ayuda del Gobierno griego a la Unión Europea y al Fondo Monetario Internacional para feflotar sus finanzas.