Ha sido posible y después de una jornada completa luchando, el selectivo español ha sido capaz de terminar en positivo, muy ligeramente a pesar del mal tono que ha marcado una jornada caracterizada por un desplome del Banco Popular, que no deja de generar incertidumbre entre los inversores.

El selectivo español ha terminado en 10.881 puntos, tras apuntarse un 0,01%. El Popular ha vuelto a ser el peor valor del selectivo al dejarse un 17,90% y cerrar en 0,50 euros por acción, su mínimo histórico.

Parece que a los inversores se les está acabando la paciencia con el Popular, que entre ayer y hoy ha cedido más de un 20% arrastrado por las dudas que han vuelto a surgir sobre el porvenir de la entidad. 

Parece que el proceso de venta no está tan atado como parecía en un principio y que las ofertas realizadas por BBVA, Santander y Bankia no son lo suficientemente atractivas como para seducir al banco. Según publican varios medios de comunicación que citan fuentes de la entidad, Emilio Saracho, su presidente, y su equipo estarían buscando una oferta no menor de 1,2 euros por acción.

El próximo martes el directivo se reunirá con el BCE para pedir más tiempo para resolver la situación y poder llevar una ampliación de capital, si finalmente, la venta no saliera adelante. La ampliación –la quinta- no sería inferior a 4.000 millones de euros, casi el doble de lo que vale hoy el banco en bolsa.  Pendiente, por tanto, de cómo inicia la sesión el banco mañana.

Por el contrario, Indra y Ferrovial, con alzas del 4,94% y el 2,19%, respectivamente, han sido los que mejor se han comportado en la sesión.  Entre las grandes, BBVA ha caído un 0,50%, Santander ha repuntado un 0,16% y Telefónica ha cedido un 0,28%

En este entorno, parece que Unicaja no ha elegido el mejor momento para comunicar sus planes de salida a bolsa a la CNMV. La entidad malagueña prevé la colocación de un 40% de su capital entre inversores y aunque no se han dado fechas, el debut podría realizarse en agosto.

Tampoco ha sido positivo el día para Abengoa, otro de los peores valores del año. La compañía industrial sevillana no ha conseguido sacar por el momento a su filial brasileña de la fase de preconcurso de acreedores en la que se encuentra.  Habrá que esperar al 13 de junio para ver si los acreedores de la compañía son capaces de llegar a un acuerdo para reestructurar la deuda de 800 millones de euros que mantiene con ellos.

Más suerte ha tenido FCC que ha cerrado la emisión de bonos de 1.300 millones de euros de su filial Aqualia que comenzó esta semana. 700 millones de euros se han colocado en bonos a 5 años con un tipo de 1,413% y el resto, 65’ millones se han emitido a 10 años con un cupón algo superior al 2%.

De esta forma, la compañía prácticamente ha reestructurado toda su deuda y recientemente ha obtenido el rating de grado de inversión, un auténtico cambio para la estructura de la compañía en la que entró el millonario mexicano, Carlos Slim.

Por su parte, SiemensGamesa Renewable Energy ha conseguido el primer gran contacto desde su fusión. Se trata del suministro a un parque éolico marino de Albatros.

Por cierto, que algo menos de una semana después de los problemas con su sistema informático que ocasionó la cancelación de centenares de vuelos de British Airways, la matriz de la aerolínea, IAG, ha anunciado hoy a través de su consejero delegado Willie Walsh, que están trabajando para convertir su marca Leven en otra compañía que operaría las rutas de bajo coste a América.