El mercado español cierra en negativo, perdiendo los 8.100 puntos, el primer soporte que funcionaba como muelle de propulsión para ver próximamente los 9.000 puntos. En concreto, el Ibex 35 se ha dejado este lunes un 1,18% hasta los 8.078 puntos. Los blue chips han sido los principales culpables de estas caídas, junto con Abengoa, que se deja más de un 4%. En el mercado de renta fija, la prima de riesgo se sitúa en los 382 puntos básicos y, en el de divisas, el euro-dólar recupera los 1,34 dólares.

Adiós a los 8.100 puntos y, en primera instancia, a las esperanzas de ver los 9.000 puntos próximamente. En la parte baja encontramos a Abengoa B, que hoy se ha dejado un 4,84% hasta los 1,925 euros. Justo pierde el soporte de los 1,93 y, según David Galán, director de renta variable de Bolsa General, “ahora tiene como objetivo visitar el soporte de los 1,70 euros”.

Junto a este valor encontramos a Sacyr, que ha perdido un 2,51%, e IAG, que ha perdido un % mientras se prepara para las próximas huelgas de personal ante los despidos masivos en Iberia.

Pero son las caídas de los blue chips las que más ‘pupa’ han hecho. Inditex se ha dejado un 2,02%, Repsol un 1,66%, Santander un 1,60%, Telefónica un 1,26% e Iberdorla un 1,38%. Incluso BBVA, que permaneció en positivo parte de la mañana gracias a la mejora de recomendación que recibía de JP Morgan (de infraponderar a neutral), ha terminado con una caída del 0,77%.

En la parte alta las subidas han sido más que discretas. Mediaset se ha revalorizado un 0,73% y Técnicas Reunidas un 0,60%.

En el Mercado Continuo…
Quabit
se cuelga el cartel de ‘farolillo rojo’ con una cesión del 7%, seguido de Realia, que se deja un 5,58%.

En cambio, en la parte alta, también relacionado con el sector inmobiliario que tan mal ha acabado la sesión, encontramos a Cementos Portland, que se ha disparado un 25,31%. Muy de lejos le sigue la maltrecha Bankia que se revaloriza un 9,13%.