El mes comenzó con buen pie….pero no tardó en darse la vuelta. El Ibex 35 cerró el mes de agosto con una penalización del 1,6% que le dejó en los 8290 puntos. Los expertos advierten de que la situación en Siria ha ayudado a generar algo más de incertidumbre eso sí, por el momento nadie duda de su fortaleza. Más con unos precios del crudo que cotizan por encima de los 115 dólares por barril y con una prima de riesgo que sigue instalada en los 267 puntos básicos.


Jornada de números rojos para el Ibex 35, que firma el mes de agosto con una penalización del 1,6%. Un cierre que, ampliado al resto del ejercicio, le deja con un beneficio del 1,5%. Los expertos reconocen aun así que ha quedado probada la fortaleza de los índices pues “de no ser así, una contingencia como la actual en Siria, con su pernicioso traslado al precio del petróleo, ya habría supuesto en otras épocas caídas brutales”, reconoce Roberto Moro, de Apta Negocios. Aun así, este experto sigue contemplando caídas del índice hacia la zona de los 7500 puntos.

Entre los mayores negativos de la sesión, los que mostraron las acciones de Indra que, al ritmo del 5,4 %, abandonó la sesión desde los 10,9650 euros por acción. Corrieron la misma suerte los accionistas de Sacyr  y Bankinter que vieron desplomarse sus títulos en más de un 4%, con lo que el próximo lunes comenzarán a cotizar desde los 2,69 euros y los 3,38 euros, respectivamente. Mapfre e Iberdrola también se colaron entre los primeros puestos de los recortes al contabilizar caídas de más de tres puntos porcentuales.

Números rojos de los que no se salvaron ni los grandes. De hecho, BBVA despidió la jornada en los 7,22 euros tras sufrir pérdidas de más del 1,6% en su cotización. Las acciones de Santander se negociaron por 5,34 euros – con caídas del 1,6%- en tanto que Telefónica despidió la sesión con una penalización de más del 1,6%, que le instaló en los 10,2750 euros. Repsol por su parte negoció sus acciones por 17,55 euros.

Tan sólo dos valores se alzaron victoriosos en la sesión – y es precisamente uno de los más penalizados en el año – y fue Abertis. La compañía de infraestructuras avanzó algo más de 3 décimas que le dejaron en los 13,36 euros por acción. Por su parte, Acciona elevó en un ligero 0,04% su precio, que quedó en los 38,71 euros.