El Gobierno ha insistido hoy en que su previsión oficial de crecimiento económico para el año que viene, del 3,3%, sigue siendo posible pese a las turbulencias financieras y es "prudente", a pesar de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha reducido esta estimación al 2,7%. En su último informe, hecho público hoy, el FMI prevé para España un crecimiento del 2,7% en 2008 -siete décimas menos que su estimación en julio- y calcula un aumento del PIB del 3,7% para este año, frente al 3,8 que este organismo estimaba antes, porcentaje que sigue defendiendo el Gobierno.