El gobierno francés venderá una participación de entre el 5 y el 7 por ciento en France Telecom y destinará el dinero que obtenga para reducir la deuda del Estado. Actualmente el gobierno posee el 32,41 por ciento del operador de telecomunicaciones galo. La venta del 5 por ciento del capital de la compañía le reportará al Estado 2.700 millones de euros, en base al precio de cierre del valor del viernes de unos 21 euros por acción.