El Gobierno francés calcula que este año se destruyan 47.000 empleos en la construcción, una reducción del 4,6% por el impacto de la crisis en el sector, según las cifras hechas públicas hoy. Esa caída sería superior a la del 2,3% registrada en 2008, indicó en un comunicado el Ministerio de Ecología, responsable del sector, que lo atribuyó a que ha seguido deteriorándose "el contexto económico y financiero". El departamento de Ecología indicó que la baja del 4,6% es su previsión central, y que en la hipótesis más optimista la caída podría limitarse al 3,5%, mientras que en la más pesimista el descalabro llegaría al 5,7%. Un tercio de los puestos de trabajo que desaparecerán en la construcción este ejercicio corresponderán a personas con contratos temporales, que a finales de año representaban en torno al 8% del total.