El Gobierno calcula que el decreto ley para que Fomento recupere las competencias de la organización de trabajo de los controladores aéreos y que abre la puerta a la liberalización de la gestión de las torres de control, permitirá una reducción del coste salarial de los controladores de 215 millones de euros hasta 2012, lo que permitirá reducir las tarifas de ruta en diez euros. En la memoria económica de la norma aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros y que entró en vigor ese mismo día con su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el Ejecutivo concreta su objetivo de reducir en más de un 25% hasta 2014 las retribuciones variables, incluyendo las horas extra, que perciben los controladores.