El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, señaló hoy que "existen signos de mejora" que apuntan hacia una "incipiente" normalización de los mercados financieros e infunden un "cierto optimismo", aunque todavía "incipiente", porque que persisten dificultades de financiación para las entidades de crédito, "fundamentalmente en el largo plazo".
Durante su intervención ante el Pleno del Congreso de los Diputados para informar del Consejo Europeo de la semana pasada, Zapatero destacó el esfuerzo de apoyo al sistema financiero llevado a cabo por la mayoría de los estados miembros de la Unión Europea, que suponen un 31% del PIB europeo, a través de avales a la emisión de deuda, recapitalizaciones, retirada de activos dañados e inyecciones de liquidez.

"Todo ello ha sido crucial para preservar la estabilidad financiera y está facilitando el camino hacia la normalización de los mercados financieros", aseguró el jefe del Ejecutivo, quien advirtió de que la Comisión Europea seguirá supervisando estas medidas y proporcionará directrices sobre su retirada "cuando ya resulte aconsejable hacerlo".

En este contexto, las decisiones adoptadas por el Consejo para la mejora del sistema de supervisión europeo tienen una "gran importancia" por cuanto apuntan a una mayor integración "a nivel institucional y económico" para garantizar su eficacia. Así, recordó que el Consejo decidió la creación de dos supervisores.

SISTEMA DE SUPERVISION EUROPEO PARA 2010

El primero de ellos será la Junta de Riesgos Sistémicos, cuyo presidente será elegido por el Consejo General del Banco Central Europeo, y que velará por la estabilidad financiera, emitiendo alertas y recomendaciones y vigilando su ejecución.

El segundo será el Sistema Europeo de Supervisores financieros, integrado por los órganos dedicados a la vigilancia de la banca, los seguros y los mercados de valores, que fiscalizará la solidez de las entidades, protegerá a sus clientes y coordinará las actuaciones a nivel nacional, teniendo la capacidad de tomar decisiones vinculantes.

No obstante, Zapatero señaló que la relevancia de estas dos nuevas instituciones depende de que empiecen a operar lo antes posible, por lo que el Consejo ha respaldado la propuesta de la Comisión Europea de que puedan entrar en vigor plenamente en 2010.