El Gobierno debería mantener la actual deducción por compra de vivienda más allá de 2011, fecha en la que está prevista su eliminación para rentas superiores a 24.000 euros anuales, para que las transacciones acaben de recuperar el tono y el 'stock' de viviendas sin vender pueda ser absorbido, lo que es clave para la recuperación del sector, según los expertos. En primer lugar, el jefe de Estudios de Idealista.com, Fernando Encinar, se mostró a favor de "retrasar o no tomar la medida" en las actuales condiciones del mercado. A su juicio, se trata de un deducción que beneficia actualmente tanto a compradores como a profesionales, por lo que dar marcha a atrás "le saldría gratis" al Gobierno.